Ciudadanos & Peregrinos.

Narrativas

Existen historias o narrativas que constantemente nos están moldeando. La madre que quiere que su hija baile ballet, tal vez no sea tan consciente de la narrativa que está proporcionándole a su hija. La niña se está viendo como una bailarina de ballet, lo cual implica todo un conjunto de prácticas y creencias adecuadas que “una bailarina debe de seguir” cierto tipo de alimentación, los gustos en ropa “exquisitos”, colores adecuados, modales, con quién puede o no puede hablar. El ballet le da todo un marco de creencias y normas a seguir para ser “una buena bailarina”, pero esa no es la única narrativa a su alcance, por otro lado están sus amigas, con diferentes historias y sueños que están también modificando el pensamiento y las acciones de ella, de pronto la madre que sabe y quiere seguir el canon del ballet no se explica porque a su hija le dan ganas de aprender muay thai.

 

Como “regios” tenemos cierta forma de ver las cosas, existen narrativas que nos han moldeado, la mayoría de las veces de forma inconsciente. Pon a un regio en una colonia que batalle en encontrar unos tacos en 20 cuadras de perímetro y lo primero que pensará será “aquí pegaría un negocio de tacos”, el regio piensa en negocios, en cómo ganar más, empieza a hacer cuentas, de cuánto, dónde y proyecta los meses y la ganancia mensual total. En el sur de México la gente no piensa tanto en eso, las narrativas son diferentes, poner tacos de bistec es una cosa regia.

 

Existen ciertos signos y símbolos dentro del lenguaje colectivo y en el imaginario del regio, que son parte de la gran narrativa.

Existen palabras clave que nos identifican y sirven como guía para aprender y vivir como buen regio. Emprendimiento, negocios, ventas, lana, jale, business, éxito, y ser fregón son algunas de las palabras clave que construyen nuestra identidad. “A jalar no hay de otra” dice el de clase baja y media, “Yo quiero ser mi propio jefe” dice el de clase media alta para arriba, estas son frases e historias que nos han moldeado, creencias que influencian nuestra forma de actuar, ideas que nos (re)configuran. Por el otro lado, se dice que Monterrey “es jale” porque se fundó en el desierto, dónde todo costaba el doble de esfuerzo, tener agua, tener comida y mantenerla fresca, son algunos de los motivos, dicen algunos, de las acciones que nos hicieron ser y pensar en trabajar el doble.

 

Socialización.

Hemos sido socializados de cierta forma, nadie tiene la culpa de eso, es simplemente un hecho. La familia en la que hemos nacido nos ha hecho interiorizar su forma de ver las cosas, a nosotros mismos, a los demás y a la vida. Nos ponen metas, nos comparten sus símbolos y lenguaje del cual nos apropiamos y el cuál nos hace darle significado a la vida y nos ayuda a relacionarnos, esto es cultura, tenemos cierta cultura porque nacemos en determinado lugar.

 

La familia, los medios, la escuela, la iglesia son algunas de las instituciones que nos han moldeado con sus prácticas y dogmas, pero de nuevo, esto no es malo en sí, sin eso nada tendría sentido para nosotros, por el contrario no nos entenderíamos o seríamos unos completos marginados.

 

La Iglesia en Monterrey no se ha salvado, tiene interiorizados los mismos símbolos regios, los cuales confundimos con símbolos del cristianismo. Aquí es donde el choque de narrativas ocurre, por un lado está la narrativa regiomontana y por el otro la narrativa bíblica. Son diferentes y la mayoría de las veces no van de la mano.

 

Pongamos de ejemplo el tema de la pobreza. Los de Monterrey sabemos “cantadito” que “el pobre es pobre porque quiere”, “trabajo hay, es de buscarle nomás”, eso es lo que hemos aprendido en nuestras tierras, por eso es bueno estudiar para poder “ser alguien” e incorporarnos en el mundo laboral. La narrativa judeocristiana contiene un mensaje específico acerca de la pobreza, tan diferente al de nosotros que nos resulta contracultural y puede que no lo aceptemos a la primera (ni a la segunda, ni a la tercera). El pobre no es pobre porque quiere, si no porque existe una mala repartición de los bienes, porque no entendemos que lo que tenemos es para administrarlo bien, que no se trata de tener mucho, si no de tener suficiente, que no se trata de pagar menos por el trabajo, si no lo justo, que la pobreza no es solamente un pecado individual, si no sistemático y estructural.

 

La biblia no se adapta fácilmente a nuestra forma de pensar y actuar, eso es lo difícil. No define como nosotros el éxito, ni el amor, ni la muerte, ni el trato a los demás ni la percepción que tenemos de nosotros mismos.

 

La Iglesia como comunidad (re)socializadora

La iglesia es entonces, ese lugar donde nos encontramos con la narrativa bíblica y con las historias de nuestros hermanos y hermanas. Es el lugar donde nos resocializamos, donde desaprendemos lo aprendido y deconstruimos lo que hemos construido para así poder empezar de nuevo.

 

Es necesario morir para nacer de nuevo.

 

La narrativa cristiana entonces ofrece una alternativa a la Iglesia, la cual ha sido conformada ya sea por la narrativa de Laura en America y Televisa por un lado, como es el caso de las comunidades marginadas de nuestro Estado y por el otro lado la Iglesia conformada por la narrativa del shopping en Ross y Burlington de bolsas Michael Kors y calzones Calvin Klein, por el otro lado.
Ese es el motivo de este blog, ofrecer y escuchar diferentes voces, diferentes historias que están ocurriendo y nos proponen e invitan a alternativas de lo existente. Diferentes formas de ver, pensar, actuar. Nuevas formas de relacionarnos con la creación, con los otros, con nosotros mismos y con Dios.

 

Somos ciudadanos de un lugar específico con su cultura característica , pero también somos peregrinos en esta tierra y estamos caminando en este viaje en el cuál esperamos redescubir y redecubrirnos.

 

Es momento de empezar a caminar juntos, aprender entre nosotros. Es momento de experimentar nuevas ideas y prácticas, nuevos caminos y nuevos amigos, nuevos acompañantes de viaje, un nuevo peregrinaje.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s