#LaIglesiaEsAyotzinapa

Tal vez este post haya sido escrito de manera tardía, como tardía ha sido la respuesta de la Iglesia, pero al igual que para el post, para la Iglesia tampoco es demasiado tarde.

Si en tu iglesia se ha hablado y predicado de forma continua acerca de los 43 desaparecidos en Ayotzinapa, puede que encuentres innecesario leer este escrito. Este escrito trata acerca de la función profética de la Iglesia.

La iglesia no vive todos los días en el templo o estructura de los domingos, al menos no es la idea esencial de lo que significa ser la iglesia. La iglesia es un cuerpo, algo vivo, que siente, ama, sufre, ríe, llora, planea en el día a día, somos un grupo pero también somos individuos que trabajamos, andamos a pie, tomamos el camión, estudiamos y formamos parte de lo que le afecta a nuestra colonia y a nuestra sociedad.

¿La Iglesia nos vemos como parte de la sociedad o como fuera de ella? ¿Hablamos en las Iglesias de lo que nos afecta a todos socialmente? ¿De la inseguridad, violencia, injusticia, desempleo, maltrato familiar, violaciones, etc?¿cómo se puede hablar de amor sin hablar de estas cosas?

Y sobre todo que nos dice “Porque de tal manera amó Dios al mundo…” con lo que sucede en nuestras calles.

Profetas
Es necesario ver el problema para tratar de corregirlo. Parte del problema es la cero vinculación que tiene la Iglesia con lo social y el ejemplo está en lo que se conocemos ahora profetas dentro de la Iglesia. Si eres parte de la Iglesia sabes que un profeta es aquel que “habla de parte de Dios y te dice lo que hiciste o lo que harás o te pasará” es algo así como un especie de persona que predice el futuro, normalmente lo que Dios quiere de ti en específico. La Biblia dice otra cosa de los profetas, algo más interesante.

+ Los Profetas son esas personas que sí, hablan de parte de Dios, pero con la habilidad de poder leer e interpretar bien su tiempo, el cual era medido por momentos o épocas, como lo mencioné en el post pasado ellos entendían el tiempo como momentos, para ellos existía un tiempo de reír, tiempo de llorar, tiempo de construir, tiempo de destruir, tiempo de paz, tiempo de guerra (Eclesiastés 3).

+ Los profetas eran personas que denunciaban las injusticias de su tiempo.

+ Los profetas recordaban al pueblo la quién era Dios, el Dios que estaba de lado del que sufre, del que es despreciado y abusado.

Un ejemplo claro y se puede parecerse mucho al tiempo en el que vivimos.

El Profeta Amós, Dios hablando y diciendo:

«Odio y desprecio las fiestas religiosas que ustedes celebran;
me disgustan sus reuniones solemnes.
No quiero los sacrificios que ofrecen en mi honor,
ni sus ofrendas de cereales;
no aceptaré los gordos becerros
de sus sacrificios de reconciliación.

¡Alejen de mí el ruido de sus cantos!
¡No quiero oír el sonido de sus arpas!
Pero que fluya como agua la justicia,
y la honradez como un manantial inagotable.

Dios hablando al pueblo, diciendo que no le agrada su alabanza porqué habían olvidado algo importante “que fluya como agua la justicia”.

¿Qué tiempo está viviendo México? ¿Tiempo de reír? ¿Tiempo de Construir? ¿Tiempo de Lamentarse? ¿Tiempo de Actuar?

La Iglesia es aquella que cree en las palabras de Jesús, que propaga la vida y esta en abundancia. Sí oremos, pero no nos quedemos ahí.

Decimos tener a Jesús, pero #NosFaltan43.
Featured image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s