Los tiempos cambian ¿Y Dios? …. También.

Los tiempos influyen en nuestra forma de ver las cosas.

Tal vez es inútil hacer ver que los tiempos en los que se escribió el total de la biblia es diferente a nuestros tiempos, de manera cultural, política, económica, y tecnológicamente hablando.

Le gente que escribió la biblia tenia una visión del mundo diferente a la de nosotros. No sabían lo que nosotros con respecto a la biología, química, mecánica y lo que sabemos de nuestros cuerpos y planetas, tenían una concepción diferente a la de nosotros con respecto al tiempo y el espacio, por ejemplo, los judíos no entendían el tiempo como una línea con un antes y un después como nosotros la entendemos (1700, 1800, 1900, 2000) ellos entendían el tiempo como momentos, para ellos existía un tiempo de reir, tiempo de llorar, tiempo de construir, tiempo de destruir, tiempo de paz, tiempo de guerra (Eclesiastés 3) y todas estas características culturales, políticas, económicas y tecnológicas influyeron en su forma de ver a Dios y de escribir la biblia.

Los tiempos no son iguales, ni siquiera son iguales a los tiempo de nuestros padres. Está demostrado pedagógicamente por medio de la neurociencia (estudio del cerebro, para ponerlo corto) que los niños que ahorita están creciendo y son bebes aprenden de manera diferente a la de nosotros, de manera mas interconectada, de manera reticular (red), agarran un poco de esto y un poco de aquello, tienen un aparato móvil que es intuitivo y construyen su conocimiento de forma más rápida que antes, no se si mejor, pero con mayor velocidad y diferente sí lo hacen.

A través del tiempo la forma de entender la biblia y de ver a Dios también ha cambiado, Dios nunca ha sido el mismo y la misma biblia nos enseña diferentes tiempos de Dios, un versículo que hable de que Jesucristo es el mismo ayer, hoy y por los siglos en serio no puede ponerse en contra de toda la biblia y como ya he escrito un versículo random no demuestra mucho.

El ejemplo de Génesis

Cualquier persona actualizada sabe que Moisés realmente no escribió el Génesis (o el pentateuco) si no que lo más probable es que haya sido escrito en su mayoría por lo menos por cuatro tradiciones, aquí hablaremos de 2.

Uno se imagina cuando lee la biblia que todos los hebreos y judíos creían lo mismo y tenían la misma visión acerca de Dios, pero no era así, las 2 tradiciones de las que hablaremos son la Elohista y la Yahvista, las cuales escribieron el génesis en su mayoría. Por su parte los Elohistas le daban el nombre de Elohim a Dios y son los mismos que escribieron el primer relato de la creación del universo en Génesis 1.

Para ellos (Elohistas) Dios era alguien que nos sobrepasaba totalmente, con una separación increíble de la humanidad, Dios solo necesitó de su voz para que se hiciera la luz, para crear el universo y al ser humano, su entendimiento de Dios era un Dios totalmente trascendente.

Para los Yahvistas en cambio, que escribieron el segundo relato de la creación (Genesis 2:4, sí te puedes sorprender que existen dos relatos diferentes) Dios era un dios cercano, ellos lo nombraban YWHW o Jehová en su forma latinizada, realmente Yahvé es mejor traducción, la que usan en el catolicismo, pero ya saben los cristianos mexicanos que nomas con darle la contra a los católicos son felices (yo lo ví, estuve ahí también).

Yahvé por su parte formó al ser humano no con la palabra solamente, si no que estuvo muy involucrado en su creación, tomándolo de la tierra, lo formó con sus manos, lo puso en un huerto, en un lugar específico, era un Dios que se paseaba con la gente y platicaba con ellos. Una visión diferente a la de los Elohistas.
La Vida Real

¿Qué diablos tiene que ver esto con la vida real de nosotros los mortales que tenemos que trabajar para pagar nuestras cuentas? ¿A nosotros los seres que tenemos que juntar dinero porque nuestras esposas quieren que les pongamos una cocina bonita?
Existen diferentes formas de ver a Dios, interpretaciones de diferentes grupos y esto no está mal, se llama diversidad y se pueden complementar entre sí. Dios no es totalmente trascendente, ni totalmente inmanente, no está totalmente lejos para que no nos escuche, pero tampoco está tan cerca que lo podamos aprisionar y poseer como cualquier objeto. Dios aquí no es el mismo. Dios cambia. Dios se mueve. Dios es libre y lo suficientemente hermoso como para evolucionar y adaptarse y tomar formas diferentes y consumir nuestro interior en diferentes tiempos en los que vivimos.

Existen otros ejemplos que no veremos aquí a detalle, se las dejo de tarea.

Dios se muestra de una forma en el antiguo testamento y en el nuevo testamento algo distinto, primero ojo por ojo y luego cambia esta ley. Primero no matarás y luego dice que maten a todos los niños, madres y animales de pueblos extranjeros, primero Dios es poderoso y luego en una cruz es totalmente vulnerable y humano.

Dios cambia y eso es bueno. No es una verdad estática (si es que tal cosa existe) si no que es una verdad que fluye como las aguas y eso amigos y amigas mías son buenas noticias para nuestros tiempos.

Hay que redefinir algunas cosas entonces.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s