La (no) Teología.

4ce8716dea21dab1aed969992bacfee3

 

La teología era la una de las únicas maneras de interpretar lo que pasaba en el mundo. Si llovía o había tornados, algo tenía que ver con Dios y su temperamento cambiante, si había una enfermedad sobre cierta población, el teólogo daba una supuesta explicación, tal vez el pueblo había pecado y ofendido a Dios, por otra parte, los teólogos también eran los primeros consejeros de los lideres políticos.

 Hoy, la teología no parece tener relevancia. Y ¿Por qué debería de tenerlo? Tenemos otras maneras de interpretar la realidad, la ciencia, la tecnología, la psicología, los sistemas de calidad, entre otros.

La gente, los jóvenes y los niños no encuentra algo interesante en la teología, tal vez porque lo que se enseña no es teología.

Vámonos por partes.

Nuestra manera de ver y de experimentar a Dios influye en la manera de acercarnos a Él. Si alguien te dice, que es lo primero que piensas cuando digo Dios es… (ese viejo ejercicio de la psicología barata que todos hemos empleado alguna vez en nuestra vida), ¿qué pensaríamos?

Amor. Grande. Maravilloso. Jesús. Justo. Mi Padre. Mi amigo.

Algo que casi nunca nos viene a la mente, es la palabra comunidad. Dios es comunidad, esa es una manera de ver a la Trinidad. Intentaré hacerlo sencillo, Dios mismo es una comunidad de 3 personas y su esencia es amor, pero uno no puede demostrar el amor a uno mismo, para poder amar uno necesita un amante y un amado, uno que da y uno que recibe, el amor existe en lo concreto no solo en idea, por lo tanto la trinidad es una comunidad en la cual la esencia principal es el amor a los demás, Dios así mismo nos creó a nosotros, algo externo para demostrar su existencia, para amarnos. El amante, cuando deja de amar, deja de existir (churro de 5 minutos para reflexionarlo).

Si dejamos la comunidad fuera de lo que creemos que es Dios, nuestra manera de hacer teología y de acercarnos a Dios será algo individual y privado solamente. Los teólogos entonces, son aquellos que estudian a Dios en lo privado, encerrados en libros, apartados del mundo real y estos le enseñan a la gente normal, a los que van al trabajo, los que laboran en fábricas, los albañiles, los gerentes e ingenieros de empresas multinacionales. El trabajo del “teólogo” es estudiar a Dios y enseñar a los demás lo que descubrió en oración, en lo secreto, encerrado en su oficina.

Un maestro del seminario Juan Wesley en Monterrey, Nuevo León una vez nos dijo, que por cada minuto de predicación en los domingos, debe de haber una hora de estudio detrás, yo le dije que era imposible, que ¿de qué forma entonces íbamos a tener contacto con el mundo real? El respondió que ese era el trabajo del Pastor, estudiar la palabra. Se nos olvida que la Palabra, es acción y está libre, en todos lados. Debe de existir una tensión por los dos lados, reflexión y acción (tal vez, al revés).

La (no) teología entonces es el monologo o discurso acerca de Dios, de una persona a los demás, una predicación, sin retroalimentación, sin feedback alguno, las sillas acomodadas en forma de auditorio, el expositor y los oyentes.

La teología por su parte que tal vez debería de haber en nuestras iglesias, debería ser un dialogo en comunidad, todos participando, tal vez el pastor no salió de su oficina toda la semana y no sabe lo que pasa en las fábricas, en las calles, en las cafeterías, su lectura y enseñanza de Dios no tendrá conexión con la realidad y será limitada. En la iglesia, todos tenemos una idea, un pensamiento de Dios, entre todos podemos formar un concepto y una historia más grande que la de una sola persona. Normalmente la gente que nos enseña de Dios, es la que menos involucrada está en el mundo real y la realidad es que la Iglesia es formada para vivir en el mundo.

Otra cosa, el diálogo y la teología no solo se debe de hacer con los de “adentro” (como si tal cosa existiera) si no también con los de “ afuera” , ¿quiénes son esos que no tienen voz?

La teología ese el ejercicio de confiar en que Dios habla (teo, logos) a través de los demás, de todos, de “los más” y de “los menos”.

¿No tienen voz o no los hemos querido escuchar?

Anuncios

Un comentario en “La (no) Teología.

  1. De acuerdo en todo mi estimado Alain menos en la parte que dices que Dios nos creo por necesidad, para demostrar que existía… Dios jamás a necesitado demostrar nada, fuimos creados pienso yo simplemente por esa misma naturaleza de amor y comunidad y nosotros tenemos el privilegio de experimentar esa naturaleza divina al vivir en comunidad y reflejar ese amor que la misma trinidad experimenta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s