La Zona Gris

IMG_1871 copy

Creo en la crítica. La crítica es algo necesario y vital, si no sabemos porque hacemos las cosas y como las estamos haciendo, podemos llegar a la monotonía e inercia en la cual nos hemos enrolado tantas veces. Es necesario desmenuzar nuestro alrededor, los hechos, los textos, lo que la gente hace y dice, la crítica puede ser un bálsamo para la Iglesia, para sus ideologías, sus prácticas y su forma de ser en el mundo.

Al parecer, a los mexicanos no nos gusta la crítica, nos gusta seguir nuestro camino sin reflexionar mucho en lo que hacemos, tal vez porque no sabemos como hacerlo o tal vez, como diría Octavio Paz, tenemos máscaras que no nos permiten a nosotros mismos ni a los demás, ver mas allá, deconstruirnos para volver a construir(nos).

Me han preguntado en lo personal mi opinión acerca de La Iglesia Emergente, los homosexuales en el cristianismo y hasta de la existencia de vida en otros planetas, pero hay un tema (más bien un suceso) en el cual me rindo, para mi esa es “la zona gris”.

Ese suceso, es cuando decimos “Cristo llegó a mi vida”, esto tal vez sea algo que solo algunos entendemos, no porque seamos especiales o superiores (creo que todo lo contrario), pero son de esas cosas que no se pueden explicar con palabras. Ante ese hecho y sentimiento de volver a nacer y sentirse renovado, yo me rindo.

No hay crítica o razonamiento alguno que pueda explicar completamente ese sentimiento y sensación, en ese lugar todos somos hermanos.

Podrá haber explicaciones psicológicas, ya saben, un hombre que era alcohólico por que lo heredó de su padre, el cual golpeaba a su esposa y había cierto remordimiento inconsciente en él, le ayudo y le cayó de perlas el sentimiento de perdón. Algunos dirán que es un fenómeno colectivo, personas reunidas en cierto espacio sintiendo algo especial, de cierta manera contagian de manera biológica y física ese sentimiento de emoción y nostalgia, por otra parte puede haber respuestas antropológicas y biológicas, un individuo formando parte de un grupo afín que asegura su supervivencia y su rol en la sociedad o tal vez la secreción de sustancias bioquímicas como la dopamina alterando nuestro sistema, creando un éxtasis divino.

En parte, creo que es todo lo anterior, pero también es mucho más. Para algunos, es delirio, necedad e ignorancia, para otros es solamente el Espíritu Santo tocando nuestros corazones, para mi, nuevamente es todo lo anterior y es mucho más, es una zona misteriosa, es la zona gris.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s