El cielo no es un lugar, ah y IHOP.

De alguna manera hemos llegado a la creencia, que el cielo es un lugar que solo algunos tendrán el privilegio de ir cuando mueran. De esta manera, estamos esperando ese momento en el cual nos vayamos de este mundo en el que hay maldad, el cual Dios en algún momento juzgará y después restaurará.

 

Esta visión del cielo, nos puede hacer ver las cosas así:

 

El cielo y lo sagrado es un lugar aparte, fuera de este mundo, por lo tanto Dios puede visitar este mundo de vez en cuando, por eso nos reunimos para pedirle que “descienda”, que “ nos visite” que “ se revele”. Shane Claiborne lo llama “masturbación espiritual” , ya saben, el hecho de clamar y pedir a Dios que lo podamos sentir y emocionarnos por unas horas o algunos días y después sentirnos en la necesidad de volver a pedir lo mismo, porque Dios parece no estar siempre con nosotros, solo a veces o parece ser que se nos acaba la recarga o algo por el estilo. Así, Dios baja del “ cielo” a la tierra y luego se regresa por un rato y así le hace siempre.

 

Lo que puede pasar, es que podemos estar tan enfocados en ir al cielo y en obtener las cosas “ celestiales” que no vemos lo que hay en la tierra, nos perdemos a Dios en la tierra, en las cosas pequeñas. Queremos a un Dios extraordinario que nos hace no poner atención en lo ordinario.

 

Ese es uno de los puntos de IHOP, mantenerse en oración para que cuando Jesús regrese por su pueblo (los que saben algo de la historia de IHOP saben que el fundador tiene varios años diciendo que Jesús ya viene e inclusive ha dado varias fechas equivocadas al respecto) los encuentre adorando. Por lo tanto la adoración y la oración se convierte en música y en palabras “ espirituales” . El altar (literal) es el lugar donde Dios habita, el mundo en general es el lugar donde Dios va de vez en cuando.

IMG_1644

Jesús por su parte nos invita a vivir, en plenitud, en lo pequeño, en las risas, las caricias, el viento, en los amigos, con la familia, con tu pareja, mientras comes, ríes, bebes y bailas. Para Jesús, el Reino de Dios está entre nosotros, y no de forma individual, en nuestro corazón o en nuestra mente solamente, si no literal, entre nosotros, rodeándonos, dando vida. El cielo entonces, no es un lugar post mortem, si no esa presencia que da vida y se encuentra entre nosotros. “ Toda la tierra está llena de tu gloria” dice la biblia.

 

Si empezamos a ver el cielo en la tierra, las cosas serían muy diferentes, ya no nos estaríamos escondiéndonos del “ mundo” los domingos y todos los demás días de la semana Si aceptamos que pertenecemos al mundo, lo amaríamos, lo cuidaríamos, lo respetaríamos y aprenderíamos a disfrutar de la vida que nos ofrece. El “ yo no soy de este mundo” no significa que somos seres angelicales, si no se trata de ir en contra de lo que a veces nos puede rodear, la injusticia, la pobreza, las ofensas, la denigración y deshumanización de las personas, de esta manera, no ser del mundo, significa luchar a favor de lo contrario, de la justicia, de la equidad, del aprecio, la exaltación y reconocimiento del otro.

De nuevo, el cielo no es un lugar al que vamos después de morir, el cielo es aquí y ahora, tal vez no lo veamos en su totalidad ahora, pero esa totalidad es nuestra meta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s