Si Jesús fuera un niño pidiendo dulces…¿Se brincaría mi casa? Por. Andrés Pérez

Recuerdo mucho hace algunos años platicaba con una amiga afuera de su casa, ella comentaba de unos vecinos que tenían su casa tapizada de letreros anti-halloween…era una cosa exagerada (una disculpa si es tu casa). Me acuerdo muy bien de sus palabras…”Esos vecinos son bien raros, siempre le dan folletos a los niños en lugar de dulces y a nadie le caen bien, la verdad ni los conocemos, pero creo que son cristianos”.

a

A pocas horas de que se empiece a escuchar por las calles el ya conocido “Noche de Brujas, Halloween”, los cristianos vamos preparando nuestro letreros anti-Halloween, nuestras pancartas que van pegadas en nuestras puertas con mensajes de arrepentimiento, y paquetitos de las 4 leyes espirituales, las cuales vamos a entregarle a los niños en lugar de dulces.

Todo esto, claro, después de haber tapizado nuestros facebooks con leyendas, mitos e historias poco fundamentadas que conciernen a este día tan especial, el Halloween.

No es mi intención, con esta breve reseña ofender a nadie, y ni siquiera me quiero meter en la historia de los Druidas y sus tradiciones y costumbres culturales de las cuales se desprende un tipo de día festivo, que más gringo que druida, y más evangélico que satánico (All Saint’s Day; el que lee, entienda) llama a los niños a correr por las calles pidiendo dulces, disfrazados de monstruos y lo que se te ocurra y al mismo tiempo a los adolescentes a disfrazarse de sonsera y media haciendo de esta “festividad” lo que gusten y manden.

 

Todos nos sabemos las leyendas de las jeringas escondidas entre los dulces, no se diga la de los dulces envenenados, y así también, la conexión de este día con las fuerzas de Satanás, una infinidad de brujos y brujas que se reúnen a proclamar guerra espiritual, hacer sacrificios y rendirle tributo al diablo (habló de lo que no se, y de lo que, probablemente, tu tampoco sabes)
No dudo ni tantito, que el 31 de Octubre sea un día en el cual los satanistas se aprovechan de cierta clase de “energía maligna” para hacerle fiesta al diablo, pero honestamente, no me interesa mucho el tema, y tenemos que admitir, que el interés cristiano hacia el mundo satanista se mueve mas por morbo que por un amor y un deseo de alcanzar a este tipo de personas.

 

Nuestra estrategia por muchos años ha sido hacer una noche “anti-halloween” en nuestras Iglesias. Los que son mas conservadores le llaman así, “Noche anti-halloween”, los que bailan en el camino le ponen “Festival de luz” o alguna otro nombre parecido, en alusión a una fecha en el calendario Judío que tampoco es evangélico, tengo entendido.
Creo que hoy es un buen día para cuestionarnos en cuanto a esta estrategia…¿Está funcionando? ¿Qué testimonio estamos dando?”
Nuestra indiferencia y legalismo asusta mas que los disfraces mas pensados y me pregunto…¿Si Jesús fuera un niño pidiendo dulces, ¿se brincaría mi casa?”

Es una lástima que la gente nos conozca por que somos “anti-halloween” en lugar de porque somos pro-Jesús. Es una lástima que nos tomemos la molestia de hacer festivales de luz solamente para dar la contra. Es una lástima que no sepamos de historia.

 

Es una lástima que nos preocupemos por los actos espirituales y satánicos que seguramente si suceden el 31 de Octubre y que todo el resto del año ni siquiera nos preocupemos por todos los demás otros actos satánicos, malignos, anti-cristianos que suceden todos los días como son la injusticia, la pobreza, la marginación social, el abuso, la prostitución de niños y mujeres, la violencia intrafamiliar, el suicidio, los secuestros, los asesinatos y bueno, todas estas torres que se han levantado en nuestro País para mancharlo de rojo y poco a poco ir llenando nuestro suelo de sangre, sangre que clama, que grita por una esperanza, por una respuesta, por algo mas que solamente un festival de luz y un post-antihalloween en facebook.

 

Quiero aclarar, no estoy diciendo que no abramos nuestras Iglesias para que los niños puedan venir a conocer de Jesús el día 31, yo mismo voy a sacar mi guitarra mañana en la noche y voy a cantar y platicar con un grupo de niños que ya se apuntaron para venir a la Iglesia (y sí, sí les vamos a dar dulces).
Lo que estoy tratando de decir es que la batalla no se pelea solamente el 31 de Octubre, se pelea todo el año.
Lo que estoy tratando de decir es que la gente no nos debe de conocer por ser “anti-lo-que-sea” si ni nos deben conocer por nuestro amor los unos con los otros. (Juan 13:35)

 

Lo que estoy tratando de decir es que el verdadero festival de luz se llevo acabo hace mas de dos mil años, en una cruz, cuando Jesús triunfo sobre la muerte y públicamente expuso a las potestades de maldad. (Col 2.15)
Lo que estoy tratando decir es que la Iglesia esta llamada a ser luz todos los días del calendario, y esta llamada a ir a favor de un reino de amor y de paz, no en contra de una festividad que ni siquiera sabemos con exactitud, de donde viene.

 

En conclusión, que nuestra luz sea constante, que nuestro amor sea perseverante y que nuestra fe sea mas que solo una religión, que solo una contra, creo que esa es una buena resolución para este 31, que la gente se acerque a nuestras casas porque brillan EN la oscuridad y hablan de amor, en lugar de brincárselas porque simplemente, no tenemos nada relevante que darles.

 

Tenemos mucho que dar.
Un día, la luz de Jesús brillará en la Iglesia como la luz del sol en la luna, y un sonido de amor y de justicia opacará la canción de la religión que nos ha mantenido bailando solos por tantos años.
Creo que ya escribí suficiente.

 

Pd. Un saludo especial a todos los que no celebran Halloween pero si compran pan de muertos.

 

Esta nota fue escrita para edificación de una Iglesia que amo, sirvo y me considero parte de. Esta es mi opinión y tienes todo el derecho de estar en desacuerdo.
“En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuvieres amor los unos que los otros”. Juan 13:35
“y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públciamente, triunfando sobre ellos en la cruz” – Colosences 2:15

Anuncios

2 comentarios en “Si Jesús fuera un niño pidiendo dulces…¿Se brincaría mi casa? Por. Andrés Pérez

  1. El Jaser ultraconservador moldeado por la “old school” que llevo dentro no podía evitar sentir algunos conflictos, pero como siempre, tu opinión es bastante acertada.
    Creo que en ocasiones (quiero pensar que con buenas intenciones) criticamos tan celosamente la ausencia de luz (para que no quede duda de que esto o aquello es maligno, satánico, diabólico, etc.), que nos olvidamos de llevar el mensaje del evangelio (BUENAS NOTICIAS) con amor y esperanza como Cristo ofreció a un mundo en tinieblas, y cumplir con nuestro propósito (1Ped. 2.9).
    Ser agentes de cambio, rebeldes y celosos, que se esfuerzan por transformar mentalidades, culturas y costumbres únicamente por una noche no basta.
    Muy buen comentario, y excelente reflexión, que si me permites compartiré. Un Abrazo Andrés. ¡Dios te bendiga!

  2. PD: Mi comentario sigue teniendo la misma solidez, aunque mi foto de perfil en FB sea precisamente lo que se juzga en tu opinión… jaja!
    PD2: Por cierto, que el abrazo y los cumplidos son también para ti Alain. jaja, Dios te bendiga!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s