Cine y trascendencia por Pablo Chavarría.

Este post lo escribió un muy buen amigo, hermano puedo decir, Pablo Chavarria, biologo, cineasta y baterista. 

Cómo este es un espacio abierto para la reflexión, no añadire ningun comentario o interpretación al escrito, perdería el sentido artístico, ya que toda buena obra de arte tiene multiples y diversas interpretaciones. Pablo es agnostico, es darwiniano e izquierdista. Los dejo con él.

 

250689_10150614346935230_5493245_n

En un punto de nuestra existencia son
ineludibles los cuestionamientos tales como ¿Quién soy? ¿Hacia donde voy? ¿Debo
cumplir algún propósito en la vida?. Éstas preguntas nos llegan con la fuerza
de una colosal cascada que nos arrastra a mares profundos del pensamiento. La
vida nos incita a encontrarnos en el cosmos. Esto para nada es sencillo, quizá
algunos se duermen perdidos pensando que aquellas destellantes puertas que alguien
les ofreció como promesa de trascendencia, en realidad son abismos de materia
inerte. Nadie lo sabe, pero en la realidad que se palpa existen certezas que
nos ayudan a atisbar algunas incógnitas.

 

A lo largo de la historia los humanos hemos
confiado éstos misterios que nos agobian a un sin fin de personalidades/dioses,
con quienes de formas abstractas siempre hemos logrado “comunicarnos”. Sobre
éste punto me inquieta como muchos de los que encumbran al hombre como la
especie “elegida” por su capacidad de razonamiento, inteligencia y único ser
poseedor de lo divino, sean los más timoratos en interrogarse sobre la propia existencia,
obedeciendo a preceptos oficiales (acaso indescifrables) haciendo de su persona
un endeble fragmento de conciencia.

 

Sería totalmente escéptico de que existen
secretos inasibles en ésta Tierra de no ser por la existencia de las artes.
Quién al pararse frente alguna pintura de Van Gogh, al escuchar a Bach o ver
una película de Andrei Tarkovksy,  no ha
sentido perforado el espíritu y desgarrados los sentidos al punto de las
lágrimas. Decía Tólstoi que “El arte es el microscopio con el cual el
artista examina los secretos de su alma, y hace ver a los demás esos secretos
que son comunes a todos”.

 

Quiero centrarme un poco en el arte con
el que me he relacionado más allá los últimos años: el cine. De manera
generalizada, el sistema nos ha propuesto el cine como una oportunidad de mero
entretenimiento banal y fugaz, con narrativas repetitivas y discursos
peligrosos con los que incluso vamos configurando nuestra existencia; seguramente
alguien pensó que lo más importante antes de terminar la preparatoria era tener
relaciones sexuales influenciado por American Pie; ese sólo es uno de
muchísimos ejemplos. La realidad es que, lo que nos puede ofrecer la
experiencia cinematográfica va más allá de reírnos con las estupideces de Adam
Sandler y asombrarnos con los apabullantes efectos de Iron Man 3.

 

El cine nos permite trascender en la
Tierra, nos puede muestra la vida secreta que no conocemos, esos pliegues
invisibles de la existencia que sólo se manifiestan al relacionarnos con una
buena película, con una obra de arte. Éste fenómeno es a veces inexplicable; en
ocasiones al salir de una sala no sé al instante si la película me pareció muy
buena, si los personajes esto o la historia tal… sólo sé que me ha transformado
al sentir mi sangre retumbando.

 

“Una película de verdad… es en
cualquier caso un acto humano, que condiciona tu destino” – Andrei Tarkovksy

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s