Redistribución y Comunidad.

Aun recuerdo claramente las palabras de
mi maestro de Historia hablando acerca del capitalismo: “El que trabaja le va bien, el que no le echa ganas no”, hoy se que eso
es una gran mentira.

 


444786En
la colonia que trabajo hay gente, que trabaja como burro (y burra) y
simplemente no les va bien
, ¿Cómo le haces para
tener 3 hijos y una esposa que mantener cuando ganas 900 pesos a la semana y
tienes mas de 15 años trabajando en la misma empresa? . El campesino, el obrero y la obrera, el albañil, son personas que
se esfuerzan de sol a sol para obtener algo de ingresos, los cuales parecen no
alcanzar. ¿Su “pecado”? nacer en el lugar equivocado, con menos acceso a
recursos, oportunidades, educación, etc. Y la verdad es, que hay sistemas de los
cuales participamos que no permiten que esas personas tengan acceso a lo ya
comentado.

 

El evangelio son buenas nuevas y no
solamente buenas nuevas de salvación cuando partamos de este mundo, seria muy
fácil decirle a los habitantes de la Col. Desarrollo Solidaridad de Pesquería
Nuevo León (que es donde trabajo) “nombre compa si esta bien jodido la verdad,
pero ¿sabes algo?, en el cielo habrá calles de oro para ti, osea nadamas
espérate toda la vida viviendo como perro y cuando mueras como perro iras allá”.

 

Aquí es donde entra la Redistribución y
la Comunidad.

 

Algunos de nosotros tenemos recursos que
los demás no tienen y que no pueden tenerlos por su propia cuenta, aquí es
donde Dios nos llama a ser mayordomos de lo que tenemos. Esos sistemas injustos,
donde el campesino tiene menos que yo, no tiene porque ser así.

 

Aquí
es donde yo ( y tú) redistribuyo mi tiempo, mi esfuerzo, los conocimientos
musicales que tengo gracias al esfuerzo de mi madre que desde huerco me tuvo en
clases de música, aquí es donde utilizo mi carrera universitaria para ponerla
al servicio de los demás, aquí es donde uso mi dinero, para hacerlo accesible a
otros, aquí es donde establecemos un centro educativo donde la educación es de
mala calidad, lo cual puede mantener oprimida a la gente. Lo bueno es, que esto
es en comunidad, ellos redistribuyen su concepto de la vida, del evangelio, sus
deliciosas tortillas de harina, sus risas y sus lagrimas, lo cual al final del
día, todos nos enriquecemos. Esto es la riqueza.

 

Por lo tanto,

 

¿Qué estamos haciendo como Iglesia para
anunciar las Buenas Nuevas del Evangelio, aquí y ahora?

 

 Amós 5:21-24

¡Yo aborrezco sus fiestas religiosas!
¡No soporto sus cultos de adoración!
 Ustedes se acercan a mí
trayendo toda clase de ofrendas,
pero yo no quiero ni mirarlas.
¡Vayan a cantar a otra parte!
¡No quiero oír esa música de arpa!
Mejor traten con justicia a los demás
y sean justos como yo lo soy.
¡Que abunden sus buenas acciones
como abundan las aguas
de un río caudaloso!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s