Cliché #3: “Dios tiene a la persona perfecta para ti ♥”

 

 

Antes que todo, tengo que decir que estoy
enamorado en este momento, entonces este no es un escrito emo, en contra del
amor y los besos, etc.

 1.    Exponiendo el Cliché

 La idea central es la siguiente: Dios o
el destino (o lo que sea) tiene preparado a una persona ideal para ti. La persona perfecta que fue creada específicamente para
tus gustos y medidas. Esa persona (si no las has encontrado) esta en algún
lugar de la ciudad, o del mundo, creciendo al mismo tiempo que tu, tal vez ya
se hayan encontrado en la calle y tu/el o ella ni en cuenta. Solo tienes que
esperar el tiempo correcto y llegará.

 

 2.    Desmintiendo el Cliché

 
Foto-rachel-mcadams-en-todos-los-dias-de-mi-vida-4-329
Hollywood nos hace desear cosas e influye
en nuestra forma de ver al romanticismo. Tirarte en medio de la calle en la
madrugada en frente de un semáforo: romántico, tener que elegir entre un lobo o
un vampiro: súper romántico, etc.

 Nuestro concepto de “pareja“ y de amor, muchas veces esta construido por Hollywood y la Iglesia refuerza esta enseñanza.

 

 3.    El problema del Cliché

 El
problema es que siempre estamos en búsqueda de un ideal, una persona que cumpla
nuestros requisitos, que sea perfecta y que se parezca a aquella persona
espectacular.

 

Traemos nuestro checklist palomeando o
descartando personas por falta de… o por sobra de… En poco tiempo, empezamos a
“amar” un ideal y no la esencia de la persona, ni la fragilidad de la
humanidad.

 

4.    Lo bueno de repensar el
Cliché

La verdad es que el ser humano no tiene
un ideal a seguir, lo que existe es la diversidad de las personas. Pensar en
una persona perfecta/correcta es hacer menos a todas las demás personas que no
son “perfectos”.

 

El ser humano es frágil, débil e
imperfecto.

 

Lo bueno al deconstruir este cliché, es amar la
esencia de la persona, no lo que la persona viste, no lo que la persona piensa,
no lo que la persona hace. Al paso del tiempo lo que viste ya no se le vera tan
bien, lo que piensa siempre cambiará con el paso del tiempo y con las experiencias
vividas y lo que hace, tarde o temprano, ya no podrá hacerlo.

 

Lo que nos queda, es abrazar la humanidad
de la otra persona, en su totalidad. Ser vulnerables ante el/ella y compartir
la belleza de la fragilidad del ser humano.

¿Acaso no es más romántico decir: “puede
haber muchas personas con muchas cualidades extraordinarias y únicas, y entre
todas, he decidido estar contigo y amarte por lo que eres”?

 

P.D- XOXO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s